Soy una mamá bendecida: Nermarí Faría Broderick

Conoce a esta mamá educadora en el hogar de hijos multiculturales.

Nombre: Nermarí Faría Broderick

Natural de: Arecibo, Puerto Rico, pero resido en el sur de la Florida desde los 12 años

Profesión o a qué te dedicasHace unos cuatro años me dedico a ser mamá homeschooler, pero anteriormente trabajé en relaciones públicas por más de 10 años.

Hijos: Tengo demasiados hijos si le preguntas a mi abuela, pero son cuatro los que me dicen mamá — tres varones de 11, 9 y 8 años y una princesa de cinco añitos.

Nermarí y su familia

¿Qué te motivó a educar a tus hijos en casa? 

“Son muchas las razones, pero estoy convencida que Dios nos guió a esta trayectoria. Después de muchos años balanceando un trabajo demandante y las responsabilidades como madre y esposa, sabía que algo tenía que cambiar para que pudiéramos disfrutar de nuestra familia. La idea de homeschooling era muy atractiva ya que me considero un poco “crunchy” como dicen acá. Nuestros hijos nacieron en casa con parteras, ¿por qué no educarlos en casa también? Pero la idea de sobrevivir en un solo sueldo me preocupaba ya que siempre he trabajado desde los 15 años.

“Durante mi baja de maternidad con mi hija, recuerdo que una tarde después de la escuela mi hijo mayor me preguntó: “mami, ¿cuándo me vas a educar en casa?” Me quedé sorprendida porque no tenía idea que él sabía lo que era homeschooling ya que apenas estaba en primer grado. Le expliqué a mi hijo que homeschooling era aprender en casa, no jugar en casa todo el día, pensando que eso lo iba a desmotivar. Sin embargo, me dijo que entendía y que estaba de acuerdo con que yo fuera su maestra. Tan pronto sus hermanitos llegaron del cuido, rápido les avisó que mami los iba a educar en casa. Desde ese día los tres me preguntaban día y noche cuándo íbamos a hacer homeschooling y yo siempre tratando de disuadirlos de la idea.

“Después de varias semanas, se me ocurrió que tal vez Dios me estaba mandando un mensaje: la respuesta a mis oraciones, la solución a nuestras vidas ajetreadas que yo tanto buscaba. El resto es historia, como dicen. Esta semana empezamos nuestro quinto año de homeschooling.

Sus cuatro bendiciones

¿Qué has aprendido como educadora y mamá durante este tiempo educando en casa?

“La mayor lección que aprendí es que el objetivo de homeschooling no es lo académico. El objetivo es el desarrollo de carácter y la vida espiritual que logramos a través del trabajo académico. Pero no solo el de mis hijos sino el mío también. No he tenido ningún otro “trabajo” que me rete tanto como lo hace el homeschooling, aprendiendo a amar sin condiciones, ser paciente, controlar mi temperamento no solo ocho horas al día, pero 24 horas al día.

“En términos de filosofía educativa, me he dedicado los últimos tres años y medio a estudiar la filosofía de Charlotte Mason e implementar sus métodos a nuestras lecciones. Hemos disfrutado mucho de literatura clásica, poesía, estudios de la naturaleza y mucho más.

Sus niños disfrutando de la naturaleza.

¿Cuáles son tus metas personales y familiares?

“Me encanta la flexibilidad de homeschooling, de poder aprender en todo lugar y sobre cualquier tema que nos interese. Por eso viajar a diferentes estados y países es algo que tratamos de priorizar. Mis hijos también se están criando con tres culturas – la americana, puertorriqueña y jamaiquina (por mi esposo) e incorporar los estudios de la historia y cultura de los tres es importante para mí. En lo personal, me gusta escribir y comencé el blog Beautiful Messy Motherhood para compartir mis aprendizajes como madre y educadora cuando me alcanza el tiempo. Desafortunadamente no me ha alcanzado mucho en el último año pero sí comparto por Instagram a menudo en @BeautifulMessyMotherhood. Pero honestamente, algunos días mi meta es mucho más simple… sobrevivir hasta que mi esposo regrese del trabajo. ¡Ja!

Nermarí con uno de sus hijos

Soy bendecida porque…

“…sé lo que es desear más tiempo con tu familia pero no tener otra opción más que trabajar para ayudar a sostener a tu familia. Todos los días estoy consiente de la bendición de poder estar en casa con mis hijos, que muchas madres no tienen, hasta en los días difíciles.

Amo ser mamá pues…

“…es una bendición y un honor aprender junto a mis hijos, y estar presente mientras ellos exploran el mundo que los rodea.

Agradezco a…

“…Dios, sobretodo, por todas sus bendiciones que no merezco. Y a mi esposo que trabaja y toma la responsabilidad financiera de nuestra familia para que podamos tener la flexibilidad de educar en casa. Él siempre es atento a mis ideas, incluso cuando estas están fuera de los márgenes de lo que muchas personas consideran normal.

La familia de Nermarí es una multicultural.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: