Soy una mamá bendecida: Anelisa Ortiz Berríos

Conoce a esta mamá de tres que recibe el homeschooling como un llamado de Dios.

Nombre: Anelisa Ortiz Berríos

Natural deBayamón, Puerto Rico (Resido en Barceloneta, desde que me casé, hace 12 años y medio.)

Profesión o a qué te dedicas: Mamá educadora en el hogar y ama de casa

HijosCamila (10), Laura (8) y Lucas (3)

La familia de Anelisa

¿Qué te motivó a educar a tus hijos en casa?

“En lo personal considero que ha sido un llamado de Dios para nosotros como padres. En mi caso, aunque había escuchado sobre el homeschooling desde hacía mucho, no lo había considerado como una posibilidad inmediata. Una vez nuestra hija mayor inicia su preescolar esa alternativa se hacía cada vez más presente. Pero no fue hasta que conocí a una amiga a la que quiero mucho, y me habló sobre su experiencia como familia educadora en el hogar, que pude visualizarlo como el estilo de vida que deseaba para mi familia. Considero que Dios la puso en mi camino en el momento indicado, para darme el empujoncito que necesitaba para lanzarme a esta maravillosa aventura.

“Luego de dialogar con mi esposo al respecto, coincidimos en que queríamos ofrecer a nuestras hijas (en ese entonces no había nacido el chiquitín) una educación en un ambiente de amor y respeto, en el que se consideraran sus estilos de aprendizaje, sus intereses, sus fortalezas y debilidades y que estuviera libre de presiones innecesarias. Queríamos brindarles las oportunidades que propiciaran un aprendizaje natural, espontáneo y que no estuviera motivado por una calificación, sino por el simple deseo de aprender. Nos movió el deseo de poder manejar nuestro tiempo de compartir en familia, y que éste no estuviera sujeto a la carga de tareas y exámenes por los que se distingue la escuela tradicional. Y lo más interesante, es que según pasa el tiempo van surgiendo nuevas motivaciones y nuevas razones que nos impulsan en nuestro proyecto familiar. 

Anelisa junto a sus tres bendiciones

¿Qué has aprendido como educadora y mamá durante este tiempo educando en casa?

“Que aunque tengamos un plan de lo que vamos a trabajar con los chicos, en ocasiones surgen oportunidades espontáneas de aprendizaje que debemos aprovechar. Generalmente, esas son las más que se disfrutan y aprovechan porque surgen de un interés o una duda expresada por ellos. Como en una ocasión me dijeron, hasta una salida al supermercado puede convertirse en una clase. Esa es una de las maravillas del homeschooling, el aprendizaje no se detiene y los padres aprendemos con ellos también.

Sus niñas durante una actividad educativa

¿Cuáles son tus metas personales y familiares?

“Algunas de nuestras metas como familia son:

  • Continuar educando en el hogar a nuestros hijos hasta que Dios así lo permite y ellos deseen.
  • Seguir sembrando en ellos la semilla del amor al prójimo, a su familia y a Dios sobre todas las cosas.
  • Proveerles una educación integral que les permita cultivar su mente, cuerpo y espíritu para que tengan las herramientas necesarias para enfrentar los retos de la vida y sean instrumentos de paz y reflejo de la luz de Cristo en nuestra sociedad.

“Algunas de mis metas personales:

  • Aprender lenguaje de señas
  • Desempolvar la máquina de coser para aprender y darle uso en proyectitos para el hogar.
  • Ser cada día mejor ser humano, madre, esposa y cristiana para que mis hijos vean en mí, un ejemplo digno de imitar.
Anelisa desea continuar educando en el hogar a sus hijos hasta que Dios así lo permita y ellos deseen.

Soy bendecida porque…

“… tengo unos hijos y un esposo maravillosos. Porque puedo levantarme cada día a cuidar de mi familia y a educar a mis hijos. Porque cuando el cansancio pareciera vencerme, miro a mis hijos y recuerdo que vale la pena cualquier sacrificio que haya que hacer.

Amo ser mamá pues…

“… cada día es una aventura y un nuevo aprendizaje. Porque siendo mamá he podido conocer el amor más puro y he podido experimentar aún más el amor de Dios por nosotros sus hijos.

Agradezco a…

“… mi esposo por aventurarse conmigo, involucrarse y apoyarme en este proyecto familiar de educar en el hogar. Agradezco a Dios sobre todas las cosas por la misión tan importante que me ha encomendado, por llevarme de la mano en el proceso y por poner en mi camino a otras familias educadoras en el hogar, que me sirven de inspiración y de ejemplo.

“Soy bendecida porque puedo levantarme cada día a cuidar de mi familia y educar a mis hijos”.

¿Y tú, eres una mamá bendecida? Compártenos tu historia. 😉

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: