Soy una mamá bendecida: Angélica S. Gómez

Conoce a esta maestra de Inglés, dedicada desde hace dos años a educar a sus hijos en casa.

Nombre: Angélica S. Gómez

Natural de: Caguas, Puerto Rico

Profesión o a qué te dedicas: Maestra de Inglés, pero por los pasados dos años tengo la bendición de educar a mis hijos en casa

Hijos: Soy mamá de dos hermosos tesoros: Daniella (8) y Lucas (6)

Angélica y su familia

¿Qué te motivo a educar a tus hijos en casa?

“Sinceramente en nuestros planes no se encontraba el algún día educar a nuestros niños en casa. No teníamos idea de cómo era ni como se hacía. Mi esposo y yo somos maestros y desde que nos convertimos en padres era nuestro deseo que tanto nuestra niña como su hermano formaran parte de la escuela cristiana en donde ambos trabajábamos. Pero los planes de Dios eran otros.

La mente del hombre planea su camino, pero el Señor dirige sus pasos. – Proverbios 16: 9

“Nuestra escuela cerró y los tres (el pequeño todavía no estaba en la escuela) nos encontramos en escuelas sin ninguna base cristiana. Para ese tiempo comenzamos a ver muchas familias cercanas y amigos a nuestro alrededor educando a sus niños en el hogar y por mucho tiempo mi esposo estuvo abordándolos con preguntas y dudas. Es así como Dios empezó a trabajar preparando nuestros corazones. Vimos como comenzó a cambiar nuestra mente poco a poco, hasta que llegamos al punto de creer que la educación en el hogar podría ser una opción para nosotros y para nuestros hijos. En agosto del 2016 respondimos en obediencia al llamado que Dios nos hizo a nuestro hogar. Él está en control de nuestras vidas y decidimos hacer lo que Él nos pide sabiendo que Él nos da la fuerza para hacerlo y seguros de que Él no nos dejará ni nos abandonará en este camino.

Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito. – Romanos 8: 28

“Hemos comenzado nuestro tercer año educando en casa. ¡Damos gracias a Dios por su infinita bondad y misericordia hacia nosotros al darnos esta oportunidad!”

Angélica y sus dos hijos

¿Qué has aprendido como educadora y mamá durante este tiempo educando en casa?

“Wao! Para comenzar he aprendido que no soy una super mamá. Y mucho menos la mamá perfecta. ¡Ni siquiera existe! No tengo la menor duda que Dios y Su gracia me permite, equipa y me da las fuerzas para enseñarle a mis hijos. Sin Él todo sería un desorden y nuestro hogar terminaría siendo un desastre. Él nos llama y luego nos equipa. ¡Eso es lo hermoso de Dios!

“He aprendido a depender de Él en todo. Estar en casa educando a mis hijos me ha abierto los ojos para ver y aceptar mi necesidad de Dios. ¡Qué muchas veces me encuentro tentada a andar por ahí creyéndome que tengo todo cuadrado! He recibido gracia en este aspecto y esa misma es la que le enseño y demuestro a mis hijos. “También he aprendido que esta jornada juntos se trata más que una educación, es un estilo de vida y es una manera de discipular a nuestros hijos realizando la tarea que como padres se nos ha encomendado. Si hay una enseñanza que ha transformado mi corazón durante este tiempo es que nuestros hijos son nuestro ministerio y nuestra casa es nuestro campo de misión”.

Sus dos bendiciones

¿Cuáles son tus metas familiares y personales?

“Como familia es nuestra oración que al educar en casa podamos aprender y crecer juntos en la gracia del Señor. Que nuestros hijos sean quienes deben ser para Dios y para servirle y amarle.

“Y en lo personal , me encanta alentar a otras mamás que educan en casa. Hace más de un año que creamos una página “We Are His – Homeschool” en donde, además de compartir nuestras experiencias educando en casa, también compartimos todo los recursos gratuitos que utilizamos o hemos encontrado que nos ha sido de bendición en nuestras enseñanzas. También, comencé a crear (y espero poder seguir añadiendo) material educativo en la página de “Teachers Pay Teachers” (Tpt) la mayoría de estos siendo gratuitos para otras mamás o maestras que lo necesiten”.

Ambos padres son maestros

Soy bendecida porque…

“Sin merecerlo soy madre por la pura misericordia de Dios. Y así mismo se me ha dado la oportunidad de estar en casa con ellos. Dios me ha concedido tiempo y espacio con ellos y gracias a eso he encontrado alegrías que nunca hubiera experimentado con mis hijos en la escuela. Disfruto mucho estar con mis hijos, aprendo con ellos, exploro con ellos, nos hemos acercado más y ellos se han acercado más como hermanos. Me emociona verlos cómo aman aprender y son dirigidos en el Espíritu que los ayuda a crecer en carácter.

“¡Y qué bendición hay en la libertad que nos da la educación en el hogar! Podemos adaptar la educación de nuestros hijos de acuerdo a sus necesidades particulares y también somos libres al concentrarnos en nuestro llamado único como familia”.

Amo ser mamá pues…

“Dios me ha llamado a serlo. La maternidad es un don de Dios. Mis hijos no me pertenecen. Pero Él me escogió a mí y a nadie más. Esto es algo para recordar y atesorar, especialmente en los momentos que me siento que les fallo. Dios está en control y ha hecho de mi maternidad una jornada de transformación y santificación. Así que mientras Dios nos permita tenerlos a nuestro lado seguiremos disfrutando de más aprendizaje, más juegos, más sonrisas, más desacuerdos, más momentos de perdonar o momentos de pedir perdón, momentos de celebrar o momentos de llorar, y más tiempo para que en todo lo que hagamos demos testimonio del amor de Cristo Jesús que está en nosotros”.

Agradezco a…

“Mi esposo, quien con sabiduría lidera nuestra familia como cabeza del hogar y con amor y sacrificio toma la responsabilidad de proveer para nosotros y de guiar a nuestra familia espiritualmente. ¡Te amamos, papá! Doy gracias a toda nuestra hermosa familia. Tener su apoyo no tiene precio.

“También doy gracias por las hermosas madres que Dios ha puesto a mi lado que han servido de inspiración y apoyo. Es hermoso ver cómo Dios trabaja en sus vidas y en sus familias. Doy gracias que esta jornada no me ha tocado sola sino en excelente compañía. Especialmente las aventuras que vivo acompañada de mi amiga/hermana y partner por tantos años, Yaricuky que junto a su familia nos añaden tanto. ¡Ustedes un regalo a nuestras vidas!

“Agradezco a todos aquellos que nos acompañan en nuestra jornada a través de la pagina de “We Are His” y nos bendicen con sus palabras de ánimo.

“Y finalmente (¡y más importante!) a nuestro Dios por ser el centro de nuestra familia y por la oportunidad que nos ha concedido de estar con nuestros hijos en casa. Aunque ha sido una jornada llena de muchos retos Él ha derramado de su amor y gracia sobre nuestras vidas y nos ha guiado en este caminar. La verdad es que Dios nos ha suplido todo lo que hemos necesitado. No hubiera pensado que al día de hoy estuviéramos educando en casa. Sin embargo, aquí estamos, y ahora no puedo imaginarme en ningún otro lugar. ¡Qué Dios continúe glorificándose en nuestras vidas y que podamos llevar a cabo nuestra encomienda como padres”!

“Soy una mamá bendecida porque sin merecerlo, soy madre por la pura misericordia de Dios”.

¿Y tú, eres una mamá bendecida? Compártenos tu historia. 😉

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: