Cinco beneficios del homeschooling en tiempos difíciles


La educación en el hogar tiene muchos beneficios, pero luego del huracán María la lista aumentó; y es que nos permite un acomodo razonable y resiliente al momento de experimentar y vivir crisis y situaciones difíciles.

Estar sin luz no ha sido un impedimento para continuar aprendiendo y practicando con los instrumentos musicales.

Ser una familia educadora en el hogar nos brindó durante este proceso mayor tranquilidad en el aspecto educativo de nuestros hijos, pues al ser los principales educadores, tenemos poder decisional sobre el cómo, cuándo y dónde.

Algunos de los beneficios que el homeschooling destacó en estos días luego del huracán fueron:

Lo vivido después del huracán ha sido una oportunidad para aprender y apoyarnos unos a los otros.

1- Los temas de discusión y aprendizaje fueron naturales y sin planificación. Hablamos informalmente sobre clima, naturaleza, historia, solidaridad, tecnología (desconexión), entre otros temas.

2- Educar en el hogar nos permitió organizar nuestra agenda y trabajos de acuerdo a la nueva rutina que se estaba realizando, luego del paso del huracán. Por ejemplo, trabajábamos un día y luego el día siguiente no, para dedicarnos a otras tareas importantes, como buscar agua, lavar ropa a mano, ayudar al vecino, recoger escombros, etc.

Los momentos que se podía, continuamos con las experiencias educativas con los niños.

3- Teníamos un estrés menos en cuanto al inicio de las clases en la escuela debido a que no nos afectaba, y todo lo que eso implica.

4- Aprovechamos las oportunidades de ayuda y colaboración en el hogar y la comunidad como una experiencia educativa y de formación.

5- Nuestro aprendizaje no se afectó ni estancó, como escuché decir a muchos padres sobre la educación de sus hijos. Por el contrario, el proceso de enseñanza-aprendizaje se enriqueció.

El tiempo libre los motivó al aprendizaje autodidacta.

No puedo negar que la rutina nos cambió mucho desde entonces. Sin embargo, la educación en el hogar nos permitió un flujo mayor de nuestras actividades cotidianas y nos ayudó a superar esas crisis de una manera más flexible y menos estresante.

Estas cualidades también se pueden aplicar en otras situaciones difíciles que puedan ocurrir en el núcleo familiar.

¿Educas en el hogar? ¿Cómo fue tu experiencia en este proceso?

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *