15 lecciones aprendidas en mis siete años como emprendedora 8 comments


El próximo mes de agosto se cumplen siete años de comenzar mi carrera como empresaria y emprendedora. Luego de quedarme sin trabajo en enero de 2010, aproveché esa oportunidad para reinventarme y trabajar desde la casa mientras cuidaba mi primer bebé. Aunque no ha sido una carrera fácil, sí ha sido muy productiva y provechosa.

Aquí me encuentro participando en una entrevista en vivo durante el pasado BloggerCon.

En mis siete años como empresaria, emprendedora y profesional independiente (freelance), he tenido varios aciertos y desaciertos. Sin embargo, los proyectos que no han resultado como esperaba, han sido para mí una gran oportunidad de aprendizaje y crecimiento. Incluso mucho de lo aprendido ha sido útil para ayudar a otras personas en ese proceso de comenzar sus negocios y proyectos.

Cuando quedé desempleada del gobierno por la Ley 7, recién me estrenaba como mamá. Lejos de ser una situación que me limitó a seguir creciendo profesionalmente, fue una ocasión propicia para engordar mi resumé y continuar educándome en mi profesión y aprender cosas nuevas.

Aquí me encuentro en una exposición de empresas ambientales promocionando la Revista Atabey.

Mi primer proyecto, Atabey, me llena de mucho orgullo. Fue un sueño hecho realidad. Lo que comenzó como un blog en Blogger y luego en WordPress, pasó a ser una revista online y una plataforma educativa ambiental. La publicación fue creciendo poco a poco y recibiendo el apoyo del público y las empresas. En el año 2015 fue reconocida por la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) con el premio Environmental Champion Award y ese mismo año fue finalista en los Tecla Awards, de Hispanicize.

En junio de este año, luego de varios meses de análisis, decidí vender la publicación. Nunca pensé que fuera a hacerlo en algún momento, pero mi realidad actual como madre y educadora en el hogar, me hizo tomar nuevos rumbos. Me siento feliz, aunque un poco nostálgica, no lo puedo negar, pero sé que Atabey estará en buenas manos. Además, me siento contenta de haber creado una plataforma para educar sobre la ecología y el medio ambiente y que continúe en la actualidad.

Aunque mi vena de empresaria la tengo bien latente, siempre mi familia será mi prioridad.

Dos años después de comenzar Atabey, fundé y dirigí un periódico local en la zona norte de Puerto Rico. Se llamaba Panorama del Norte. Fue una idea que surgió luego de recibir unas recomendaciones de un empresario local, y me lancé. No fue fácil pero finalmente se publicó la primera edición y fue distribuida entre los pueblos de Arecibo, Barceloneta y Manatí. Más adelante se continuó distribuyendo en pueblos cercanos hasta Vega Baja y Hatillo. El proyecto era rentable, sin embargo, decidí no continuar pues era demasiado trabajo, y no me encontraba en una etapa en la que pudiera contratar empleados.

Varios años después de comenzar mi negocio como corporación con fines de lucro, decidí cambiarla a sin fines de lucro con el propósito de trabajar proyectos educativos ambientales y poder solicitar fondos y ayudas. Comencé varias gestiones y colaboraciones, entre ellas un proyecto de periodistas jóvenes para el ambiente con la organización Pro Ambiente Sustentable (OPAS). Luego de algunos meses no pude continuar con el proyecto y tomé la decisión finalmente de disolver mi organización sin fines de lucro y continuar trabajando mis emprendimientos con un DBA.

Con Mamá Educa comenzaré a ofrecer talleres y charlas para padres y niños.

En el trayecto tuve varios contratos como comunicadora y periodista independiente que me permitieron tener unos ingresos fijos. Mientras, en septiembre de 2014 comencé un nuevo proyecto, Aprendemos en familia, el que un año después evolucionó a lo que es hoy: Mamá Educa. A través de este blog, además de publicar contenido educativo, familiar y ecológico, ofrezco mis servicios como redactora y comunicadora, he impartido cursos por email, publiqué un e-book y recientemente estoy incorporando tutorías y mentorías de español y talleres presenciales.

15 lecciones aprendidas en mis siete años como emprendedora

1- Que para ser emprendedor o comenzar una empresa hay que aprender a tomar riesgos.

2- Que para comenzar un nuevo proyecto empresarial, así sea en solitario (como la mayoría de mis emprendimientos), no necesariamente debemos tener todos los “muñequitos” montados, sino que los iremos montando en la marcha.

Para ser emprendedor hay que aprender a tomar riesgos.

3- Que la mayoría de las veces hay que seguir el corazón y no tanto la razón, aunque esta ayuda. 😉

4- Que no siempre hay que tener capital para comenzar un nuevo proyecto, pero en ocasiones sí ayuda.

5- Que habrá momentos que la ayuda y colaboración serán necesarias para poder arrancar un proyecto y mantenerlo a flote.

6- Que para trabajar con un socio o “partner” será muy importante que ambos tengan las mismas líneas de pensamiento y se complementen armoniosamente. De lo contrario, será casi imposible trabajar juntos.

7- Que tocar “todas las bases” en solitario será más difícil según vaya creciendo el proyecto, por lo que en emprendimientos de gran envergadura y mucho trabajo, será necesario contar con aliados, colaboradores o empleados. De lo contrario, llegará un momento que la gasolina se acabará y será imposible continuar, aunque sea rentable.

8- Que el proyecto o negocio deberá evolucionar y estar a la par con las nuevas tecnologías, de lo contrario no será competente.

9- Que el proyecto o gestión comenzada que no fluyó como la esperábamos, no es un “fracaso” sino, una oportunidad para aprender y una experiencia de crecimiento y enriquecimiento.

10- Que debemos comprender y entender cuáles son nuestras prioridades siempre. Por ejemplo, yo como madre, educadora en el hogar y ama de casa pongo esas tres responsabilidades en primer lugar y luego mis emprendimientos, no al revés.

11- Que si te tropiezas con personas que te quieran obstaculizar tu trabajo o entorpecerlo, le busques el lado positivo a la situación y busques fortalecerte y crecer, en lugar de sentirte menos o frustrado.

12- Que nunca limites tus capacidades y talentos y siempre busques aprender, ya sea de manera autodidacta o a través de cursos, para poder implementar esos conocimientos en tu empresa.

13- Que te enfoques (casi como si tuvieras gríngolas) en tu trabajo, sin mirar demasiado el trabajo que hacen los demás, pues tenderás a compararte y podrás perder el enfoque.

14- Que entiendas cuáles son tus limitaciones y busques ayuda cuando la necesites.

15- Que el miedo nunca te ayudará a echar hacia adelante.

Si leíste todo el artículo, habrás notado que me he tomado muchos riesgos (aunque no los mencioné todos) y que algunos de ellos no resultaron como esperaba. No obstante, me siento súper orgullosa de todo lo que he logrado y lo mucho que he aprendido. Me siento satisfecha pues me he lanzado y arriesgado, y no me he quedado con la espinita de “pude haberlo hecho y no lo intenté”.

Me siento feliz pues todas estas experiencias me han hecho una mejor persona y me ayudarán a transmitirle toda esa información a mis hijos y a todo el que la necesite.

¿Te gustaría emprender un proyecto y no te atreves? ¿Qué estás esperando? No lo pienses dos veces. Ve por ello. 


Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

8 thoughts on “15 lecciones aprendidas en mis siete años como emprendedora