¿Debe ser maestro o poseer estudios un educador en el hogar?


En ocasiones me han preguntado si soy maestra. Supongo que la pregunta la realizan para saber si estoy cualificada para educar a mi hijo en el hogar. La respuesta es no. No soy maestra de profesión ni tengo que serlo. No es requisito. Tampoco es necesario tener estudios en particular, sin embargo, sí puede ser beneficioso pues supone mayores conocimientos y experiencias para poder impartir a nuestros hijos.

Un grupo de padres educadores en el hogar participando de un taller.

Algunas personas piensan que porque no tienen estudios, experiencias laborales o ciertos conocimientos en algunas materias básicas, no tienen la capacidad para educar a sus hijos en el hogar. A esas personas les digo que no se intimiden ni se sientan menos, pues todos los padres tenemos la capacidad de ser los primeros educadores de nuestros hijos (en efecto lo somos desde que ellos nacen), y lo más importante para hacerlo es el deseo y el interés, que son motivados por el amor que les tenemos.

En la actualidad, los educadores en el hogar tenemos más herramientas que hace una década (por ejemplo) pues el acceso a Internet nos provee un caudal de información que nos ayuda en las tareas de educación de nuestros hijos. También existen currículos online que se pueden utilizar para complementar la educación.

Si bien no es obligatorio ni necesario poseer estudios o ciertos conocimientos, existen plataformas presenciales y online de aprendizaje emergente que nos ayudan a adquirir mayores conocimientos para educar a nuestros hijos. De hecho, el maestro debe estar en constante búsqueda para aumentar sus conocimientos y apresto al aprendizaje continuo, al igual que sus hijos. No tener ciertos estudios o conocimientos no es indispensable pero sí el interés por crecer, aprender y evolucionar, pues somos ejemplo para nuestros estudiantes.

Aunque no es requisito tener estudios ni ser maestro de profesión para ser educador en el hogar existen plataformas de aprendizaje emergente que nos ayudan a mantenernos al día y adquirir conocimientos que nos ayudarán a educar a nuestros hijos.

Un educador en el hogar (incluyo a padres y madres) tampoco tiene que, necesariamente, estar todo el tiempo en la casa o dedicarse de lleno al hogar y a los hijos, aunque es una ventaja. Conozco educadores en el hogar que trabajan a tiempo completo o parcial fuera del hogar o estudian en la universidad, y son homeschoolers. ¿Cómo lo hacen? Por lo general, llegan a acuerdos con sus parejas o abuelos para que cuiden a sus hijos mientras trabajan. Otros laboran o estudian desde el hogar, por lo que se les hace más llevadero el trabajo de educar.

En mi caso, no trabajo fuera del hogar y me dedico de lleno a mis hijos y a la educación, no obstante, separo algunas horas en la semana para trabajar en mis blogs y escribir para otros como redactora y periodista independiente (freelance).

Para ser educador de nuestros hijos el primer requisito es el interés y deseo de hacerlo. Lo demás, llegará por añadidura. 😉

En resumen, si tienes interés en educar a tus hijos pero no te atreves dar el paso, confía en ti que lo lograrás. Siempre podemos contar con grupos de apoyo, tutores y recursos de ayuda en libros, currículos y el internet, para llevar a cabo bien nuestra tarea. Si tienes alguna pregunta puedes comentar en esta nota o escribir a mi correo: marielisa@mamaeduca.com.

Este post es patrocinado por Coobis, sin embargo todo las expresiones son mías y no han sido modificadas por terceros.

 

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *