Bebé prematuro: ocho consejos para lograr una lactancia exitosa

Mi familia completa en el área de cuidados especiales.

Desde que una vida se desarrolla en nuestro vientre, nuestro cuerpo se va preparando para recibirla y alimentarla. Cuando nace nuestra creatura, aun siendo prematura, ya nuestro sistema tiene listo su alimento con la temperatura correcta, los nutrientes necesarios y la cantidad exacta, ni más ni menos. ¡Es una maravilla!

Si tu cuerpo forma dos seres, o hasta tres, tu organismo será capaz de brindarle el alimento necesario para satisfacer todas sus necesidades. Lo viví. Lo experimenté.

Si bien cada madre decide cuál será el alimento que le dará a su niño, leche materna o fórmula, por la razón que sea, debo afirmar que para producir la mejor leche para nuestros bebés se necesitan tres cosas: voluntad, confianza y apego. Voluntad, porque se necesita el entusiasmo y el deseo para hacerlo. Eso debe ser lo primero. Confianza porque la madre debe tener fe que su cuerpo le dará la leche suficiente a su bebé y no la defraudará. Apego porque la mejor manera de establecer esa producción es simplemente pegándose al bebé.

Niños a término y prematuros

Mi primer niño, de siete años, nació a término vía cesárea. A pesar que las primeras horas no tuve contacto con él ni lo pude lactar, nunca recibió fórmula y fue lactado exitosamente hasta el año y tres meses, cuando él mismo se destetó. Si bien sufrí de mastitis mientras comenzaba el proceso de lactancia, eso no fue razón para dejar de lactar, todo lo contrario, pues el pegármelo al pecho era la mejor medicina para mi sanación, y así fue.

Mis segundas niñas, gemelas, nacieron prematuras, con tan solo 32 semanas de embarazo. La experiencia de ser madre de dos niñas que nacieron antes de término me marcó para siempre. Fueron vivencias difíciles y fuertes, pero de gran aprendizaje y que me hicieron más fuerte. Mis niñas, aun siendo prematuras, nunca probaron fórmula. Ni una sola gota. Solo tomaron de la leche de mamá. ¿Cómo lo logré? Primero con la fuerza que Dios nos da y con la ayuda de la familia, sin duda alguna. Esas primeras semanas de mis niñas en el hospital –la más pequeña estuvo 33 días- fueron alimentadas con la leche materna, la mejor vacuna que pudieron tener y los mejores nutrientes para ayudarlas a desarrollarse y crecer.

Eran tan pequeñitas, tan frágiles, pero mamá nunca se dio por vencida y todos los días se sacaba la leche fielmente para brindarles su alimento. Los mejores consejos que puedo darle a madres de prematuros que desean lactar son:

¡Feliz noche! En mi búsqueda de fotos para presentar mi experiencia con la lactancia, en ocasión de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, mi hermana encontró este tierno video lactando a Analía, una de mis niñas. No es el mejor tomado ni con la mejor resolución, pero me encanta pues es de los pocos recuerdos que tengo de la lactancia de mis hijas. En este caso, supongo que al tener solo a una y esta ser súper pequeña, Mariana debía estar todavía en el hospital o dormida, pues siempre las lactaba juntas. Encontré otras fotos que podrás ver en este mismo post, si deslizas hacia el lado. Me da mucha pena pues no encontré una foto lactando a Gustavo, mi hijo mayor y sé que las hay. Pero tan pronto encuentre una, la comparto. Mi experiencia con la lactancia no fue fácil pero sí exitosa. Aunque no lacté más allá de los dos años a las niñas y al niño hasta el año y tres meses, me siento muy orgullosa de lo logrado y agradecida también por el ejemplo que recibí de mis campeonas hermanas @camelis y @anelisaob12. Quiero honrar a todas esas madres que con su ejemplo y dedicación educan y motivan a otras madres que se encuentran en el mismo proceso. Lactar múltiples es posible. Lactar uno es más que posible. Mi experiencia te lo dice. ¡Qué viva la teta! (.)(.)🤱🏽 . . . #semanamundialdelalactancia #breastfeedingweek #lactancia

A post shared by Mamá Educa… con amor ❤️📚🌱 (@mamaeduca) on

Ocho consejos para lactar prematuros

  1. Ser clara con el personal del hospital de que tu bebé solo será amamantado.
  2. Si no tienes contacto rápido con tu bebé, o bebés, en el hospital, y no tienes una máquina adecuada de extracción de leche, comienza a estimularte los pechos manualmente para intentar sacarte las primeras gotas de leche.
  3. Si tienes una máquina de extracción de leche comienza rápidamente a sacártela. No lo pienses dos veces.
  4. Los niños prematuros, por lo general, son alimentados los primeros días por vena con vitaminas especiales, por lo que debes aprovechar esas primeras horas y días para dedicarte a sacarte la leche para tu bebé.
  5. Luego, con mucha probabilidad, al ser prematuro, a tu bebé le comenzarán a dar leche a través de un tubo gástrico, por lo que si te has sacado leche y ya tienes un banco, esa es la leche que usarán.
  6. Pronto, muy pronto, te autorizarán a pegarte al pecho a bebé. Es muy normal que el bebé, al ser tan pequeñito, se canse y se duerma en tu teta. Sigue intentándolo, no te desanimes. Si ves que ha pasado el tiempo de alimentación, continúa brindándole tu leche con biberón, pero al menos estarás tranquila que es tu leche, aunque sea en botella.
  7. Mientras le das tu leche en biberón, continúa pegándote a tu bebé y siempre que puedas sácate la leche. Ya verás que pronto tu bebé comenzará a amamantar tu pecho de manera correcta y alimentarse directamente.
  8. Haz lo más que puedas y lo más que tu cuerpo resista. Tú conoces tus límites. Lo importante es que en ese proceso no descuides tu salud ni la de tu niño.

Amamantar múltiples es posible. Amamantar uno es más que posible. Mi experiencia te lo dice.

Mientras más promovamos la lactancia, más estamos cuidando el medio ambiente. 

La lactancia materna: clave para el desarrollo sostenible

La celebración de la Semana Mundial de la Lactancia, del 1 al 7 de agosto, se enfoca este año en el desarrollo sostenible. Este concepto depende del balance entre el aspecto social, ambiental y económico. Si uno falla, no hay un desarrollo equitativo y se compromete a las futuras generaciones. La lactancia materna es clave para este desarrollo sostenible pues es un recurso natural que ayuda a la protección del ambiente y los recursos naturales, fomenta economías saludables y establece los cimientos de sociedades felices y saludables. Mientras más promovamos la lactancia materna, más estamos cuidando y protegiendo nuestro medio ambiente y no afectamos la disponibilidad de los recursos para las generaciones venideras.

¿Has tenido experiencia con la lactancia? Me gustaría conocer tu historia.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

18 thoughts on “Bebé prematuro: ocho consejos para lograr una lactancia exitosa”

%d bloggers like this: