Tres juegos tradicionales que fomentan el aprendizaje

Cuando integramos el juego en nuestro currículo educativo logramos más atención en nuestros niños porque se sienten atraídos y se divierten. Por lo general, la atención que ellos le ponen a un libro, a la escritura o a las matemáticas, es por un corto periodo de tiempo, pues se distraen con facilidad y se cansan. Es entonces que la integración de juegos y dinámicas resulta muy útil pues ayuda al proceso natural de aprendizaje, particularmente en niños de edad preescolar y grados primarios. A continuación les describo tres juegos tradicionales que nosotros en casa practicamos (o hemos practicado alguna vez) que les encantan a los niños. Lo mejor de estos juegos es que se pueden hacer en familia, donde todos los miembros tengan alguna participación, fomentando a su vez la unión familiar.

"Stop" es un juego bien divertido y educativo para jugar en familia.
“Stop” es un juego bien divertido y educativo para jugar en familia.

1- “Stop” – Este juego lo hemos jugado varias veces en familia. A mí me encanta. Aquí pueden participar todas las personas que quieran, pero es recomendable para niños que ya saben escribir y leer. En este caso, todos deben tener un papel y un lápiz. Cada persona trabaja una tabla con varias columnas, donde pueden escribir: nombre, apellido, pueblo o país, comida, cosa, color, animal, entre otros, y al final la columna que diga Total. Se debe seleccionar a una persona que sea líder para comenzar el juego utilizando una letra del abecedario. Es recomendable escribir el abecedario completo en otro papel y esa persona comenzará a nombrar las letras del abecedario en su mente o a pasar el lápiz sobre las letras lentamente hasta que otra persona designada diga, “stop” o para, y se escoge la letra donde cayó. Luego todos a la vez comienzan a escribir las palabras correspondientes a cada columna utilizando la letra seleccionada, y el primero que termine dirá “stop” y luego más nadie debe continuar. Es ahí cuando comienzan a decir las palabras que han escrito y si alguno repite alguna pues se otorga cinco puntos, mientras que si nadie escribió su misma palabra se puede otorgar 10 puntos. Si no logró escribir nada, tiene cero puntos.

Luego pueden continuar con otras letras hasta que deciden terminar cuando todos están de acuerdo y ahí comienzan a sumar, para ver quién obtuvo más puntos. Este juego es súper chévere porque motiva a las personas a tener sus mentes activas y a tratar de recordar palabras diferentes con las letras seleccionadas. Por lo general, cuando se comienza a jugar las personas se divierten tanto que no quieren terminar. Es un juego bien educativo pues algunas personas escriben palabras que otros nunca habían escuchado, por lo que aprenden términos nuevos.

2- Veo, veo – Este juego se realiza de la siguiente manera:

Mamá o papá: “Veo, veo”

Niño o niña: “¿Qué ves?”

Mamá o papá: “Una cosita”

Niño o niña: “¿Con qué letrecita?”

Mamá o papá: “Con la letrecita…”

Luego la mamá o el papá dice la primera letra de la cosa (objeto que se encuentra cerca del lugar del juego) que seleccionó y el niño tratará de adivinar qué es. A los niños les encanta este juego pues los motiva a adivinar y buscar entre el área de juego la palabra que empieza con esa letra. A veces lo adivinan rápidamente, pero otras veces les da más trabajo y el juego se torna interesante. A los niños les encanta adivinar y es un juego muy bueno para aprender nuevas palabras y la forma correcta de escribirlas y pronunciarlas. Con mi hijo suelo empezar a jugar “Veo, veo” en español y luego lo cambiamos a inglés, para practicar ambos idiomas. Luego cuando el niño adivina la palabra, pues le corresponde a él comenzar el juego.

"Veo, veo", "¿Qué ves", "Una cosita", ¿Con qué letrecit?", Con la letrecita... R... "¡Reloj!"
“Veo, veo”…, “¿qué ves”…, “una cosita”…, ¿con qué letrecita?…”, con la letrecita… erre… “¡reloj!”

3- Mímicas – Recientemente, en un día de reunión familiar, buscamos juegos donde pudiéramos interactuar todos y divertirnos de una manera diferente. En el caso de las mímicas, escribimos en diferentes papelitos acciones (como cantar, bailar, comer, etc.) y los pusimos dentro de una canasta. Luego hicimos dos grupos, el A y el B. Cuando le tocara el turno a algún integrante del A, este debía tomar un papelito y hacer mímicas de la acción que le tocó para que algún miembro de su grupo adivinara. No deben hablar, solo hacer mímicas o dibujar en una pizarra. Los integrantes del grupo tendrían 30 segundos para adivinar. Luego le corresponde el turno a algún miembro del grupo B, hasta que todas las personas participen y se agoten los papelitos. Al final gana el que más adivinó. Este juego ayuda a los niños a mantenerse alertas y a trabajar en equipo. Además, también aprenden nuevos verbos y a perder el miedo frente a otros.

Seguramente hay muchos otros juegos divertidos y educativos que se pueden practicar en familia y utilizarlos como parte del currículo educativo en nuestras casas. ¿Conoces algún otro juego? Compártelo aquí.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

6 thoughts on “Tres juegos tradicionales que fomentan el aprendizaje”

%d bloggers like this: