Mamá: ¡emprende! 2 comments


Aquí me encuentro en una exposición de empresas ambientales promocionando la Revista Atabey. Anteriormente la trabajaba en formato revista digital y tenía la opción de imprimirla en internet, pero al momento solo la trabajo en formato web de noticias y blog.

Aquí me encuentro en una exposición de empresas ambientales promocionando la Revista Atabey. Anteriormente la trabajaba en formato revista digital y tenía la opción de imprimirla en internet, pero al momento solo la trabajo en formato web de noticias y blog.

Ser madre ha cambiado mi vida por completo, y para bien. Desde que tuve a mi primer hijo en mis brazos hace casi seis años mis prioridades también cambiaron. Es como un botón que aprietan en tu corazón y que no hay forma de apagar. Todo lo que hago gira en torno a mi núcleo familiar. Desde que soy mamá decidí dedicarme a mis hijos y vivir un estilo de vida en el que nuestro norte fuera nuestra felicidad y bienestar. Aunque no ha sido un camino fácil, ha valido la pena pues poco a poco mi esposo y yo hemos visto los resultados de nuestros esfuerzos.

Una de las decisiones más importantes que tomé al ser madre fue dedicarme a ellos a tiempo completo. Durante más de una década trabajé como profesional de las comunicaciones y en ese transcurso completé mis grados universitarios y de maestría. Así que de surgir cualquier eventualidad tengo mi experiencia y preparación para lanzarme a la calle al mundo laboral. Sin embargo, no es una opción en estos momentos, máxime que soy madre educadora en el hogar y tengo dos bebés de menos de un año.

La labor de una administradora del hogar y madre de tres hijos es una que puede ser extenuante. Doy gracias a Dios que mi esposo trabaja a tiempo completo y que ha logrado proveer lo necesario al hogar. Aun así, siempre he considerado importante no desligarme por completo de mi profesión y mantenerme al día con todo lo nuevo y lo que se va modificando. Es por eso que cuando decidí dedicarme a mis hijos, también activé mi botón de emprendedora; ese botón que estaba apagado pero que siempre había querido prender. Por fin tuve esa oportunidad que siempre anhelé: trabajar por cuenta propia y tener mi propia empresa.

Más que empresaria y negociante, me considero una emprendedora, o mejor aún, soy una mamá emprendedora. Según la Real Academia Española, emprender es “acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro”. En mi caso no ha sido peligroso, pero sí ha tenido sus dificultades. Partiendo de esa definición, ser mamá emprendedora para mí es salir de esa zona ordinaria y rutinaria, y emprender un proyecto que te pueda mantener motivada y enfocada. Cualquiera que sea el emprendimiento deberá ser uno que te apasione y que lo puedas realizar todos los días, así sea sin ningún salario o ganancia.

Para mí el ser emprendedora me mantiene con un espíritu creativo. Todos los días estoy pensando qué puedo inventar o crear que me ayude a acometer mis metas y sueños. Confieso que algunos de mis emprendimientos no han tenido los resultados esperados, pero otros han tenido más de lo creído. La clave está en aprender de esas experiencias, no rendirse y continuar. ¿Qué puedes emprender? Muchas cosas. Primeramente repasa qué talentos o aptitudes tienes. Haz una lista y averigua cuál de esas cosas podrías desarrollar para comenzar, ya sea un negocio o un pasatiempo el cual te mantenga la mente ocupada y activa. Cocinar, coser, cantar, pintar, escribir, limpiar, ordenar, hablar, aconsejar, diseñar, liderar, educar, producir, actuar, ayudar a otros, cuidar enfermos, hacer manualidades, tocar un instrumento, y así la lista sigue. Debes tener un talento o cualidad que puedas utilizar como base para comenzar.

El ser mamá emprendedora te mantendrá enfocada y entusiasmada en una rutina que, aunque la hacemos con un gran amor y dedicación; y nos brinda grandes satisfacciones, en ocasiones nos puede desgastar y agobiar. En mi caso mis proyectos siempre han estado alrededor del mundo de las comunicaciones y la educación ambiental. Además, me encanta ayudar en la iglesia con mis talentos con la música y la guitarra. Actualmente tengo mi propia corporación profesional sin fines de lucro, llamada Proyectos Ambientales y Educativos, Inc., administro una revista ambiental y blog (Revista Atabey) y escribo para mi blog Aprendemos en familia. Recién estoy comenzando otros proyectos relacionados a la escritura de cuentos ambientales y el ofrecimiento de mis conocimientos en comunicación ambiental a través de un curso por email. Además, para un futuro próximo me gustaría comenzar a escribir un libro. Para eso, comencé a tomar el curso Emprende con tu libro.

A ti mamá, te digo: ¡Emprende!

¿Eres mamá emprendedora? Si no lo eres, ¿te gustaría comenzar un proyecto? Te invito a compartir tus experiencias aquí.


Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2 thoughts on “Mamá: ¡emprende!