Entre libros, cuentos y risas 8 comments


El grupo que participó de la lectura de cuentos.

El grupo que participó de la lectura de cuentos.

Esta semana tuvimos la oportunidad de participar de una lectura de cuentos en una biblioteca, con otras familias educadoras en el hogar. El propósito de la actividad era ofrecerle a los niños un espacio para interactuar con los libros, escuchar lecturas, leer, conocer y disfrutar de los servicios de una biblioteca. Una actividad muy acorde para niños que están empezando a conocer la lectura y a maravillarse de todo lo que los libros ofrecen.

Los participantes escucharon el cuento El libro sobre libros del conejo Mateo, de Frances Watts y David Legge. Este es muy interactivo y visual, ya que el narrador, el conejo Mateo, va señalando las particularidades del libro, como sus formas, tamaños, solapas, páginas, etc. Luego de la lectura, la presentadora del cuento – una empleada de la biblioteca localizada en Trujillo Alto- les mostró otros libros y servicios del lugar, como una publicación disponible con el sistema braille. Los niños pudieron tocar y explorar el libro.

Portada del libro: El libro sobre libros del conejo Mateo.

Portada del libro: El libro sobre libros del conejo Mateo.

Luego invitaron a los participantes a tomar un libro de la biblioteca para regalar a otro niño o niña que también esté aprendiendo a leer. Como buen jugador de soccer, mi niño escogió uno sobre este tema para obsequiárselo a su vecinito. Nos pareció una muy buena idea para promover la lectura y tener un gesto bonito hacia algún amigo. Finalizada esta actividad los niños permanecieron en la biblioteca leyendo y mirando libros, y compartiendo amistosamente.

Experiencias como estas son muy necesarias para los niños que están aprendiendo a leer, o si ya aprendieron, que se encuentran saboreando lo rico de la lectura. A mi niño le fascina tanto leer que hasta a veces tengo que pedirle que lea en voz baja para que no despierte a sus hermanitas mientras duermen. Creo que el ser educado en el hogar le ha dado una libertad que no tendría estando en una escuela donde hay normas más estrictas en cuanto al manejo del tiempo. Ha aprendido a leer a su propio ritmo y se ha dado cuenta que le encanta. Así que para continuar fomentando la lectura, una visita ocasional a la biblioteca será de mucho provecho.

¿Educas en el hogar? ¿Llevas a tus niños a la biblioteca? Cuéntanos tus experiencias y recomendaciones. Comenta aquí.


Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

8 thoughts on “Entre libros, cuentos y risas

  • Saida

    Uno de mis niños cumple 4 años en julio y el mayor cumple 5 años en marzo. Siempre me ha preocupado el hecho de vivir en los Estados Unidos y ver como tantos niños pierden el español siendo éste el primer idioma de sus padres. Ésta es la razón por la que he convertido un área de mi hogar en un salón de clases. Cada vez que visito Puerto Rico busco material adecuado para que mis niños sigan aprendiendo el español correcto.
    Los tengo a los dos en pre escolar totalmente en inglés, pero en el hogar sólo se habla español y todo lo aprendemos en español. Gracias a Dios me ha resultado la técnica con los dos mayores. El pequeño cumple 2 años en marzo y su español ya se oye hermoso.

  • marielisaob2014

    Qué bueno que estás complementando la educación de los nenes en tu casa. Verás que van a aprender súper rápido por la atención que les brindas tú como mamá y maestra a la vez. Y qué bueno que les estás cultivando el idioma español, para que no pierdan de perspectiva sus raíces. Gracias por leer y comentar.

    • marielisaob2014

      Sí, a una biblioteca de Trujillo Alto. Aunque yo vivo en Barceloneta por el momento me estoy reuniendo con Casa Escuela y la actividad fue por allá, pero pronto tendré que acomodarme en un grupo de apoyo más cerca de mi casa. La actividad la organizó una miembro de Casa Escuela.

  • mmmachuca

    La biblioteca siempre ha sido uno de los lugares favoritos de mis hijos. No pudimos asistir a esta actividad pero este fin de semana visitamos una librería y salieron con las manos llenas de libros. ¡Que rico que a tu hijo le encante la lectura!