Profesiones recomendadas para mamás que trabajan desde el hogar

mamá trabajando
Me gusta balancear mis roles como madre y profesional.

Trabajar fuera del hogar o quedarse en la casa trabajando y cuidando a los niños es un tema un tanto debatible. Antes de ser madre por primera vez en el año 2009, con 28 años, ya había finalizado mi maestría y llevaba casi nueve años trabajando en el área de mi profesión. Recuerdo como ahora un buen día una excompañera de trabajo me preguntó que si al dar a luz iba a continuar trabajando o me iba a quedar cuidando al bebé. En ese momento, aquella pregunta no supe cómo responderla ya que tenía la disyuntiva de qué debía hacer. Recuerdo que le respondí que probablemente continuaría trabajando pues me encantaba hacerlo y debía aportar económicamente en el hogar.

Sin embargo, tan pronto tuve a mi bebé, la disyuntiva se esfumó. Hubo un clic en mí que me hizo asegurarme qué quería hacer: quedarme cuidando a mi creatura. No obstante, como tenía un empleo “seguro” en el gobierno (qué ironía), tomar la decisión de renunciar no era fácil. Mi esposo y yo tuvimos varias conversaciones sobre el tema y decidimos esperar un poco. Cuando me tocó regresar al trabajo tuve la dicha que mi mamá se quedó cuidando a mi niño, pero al dirigirme al trabajo nuevamente no pude contener las lágrimas.

Ya estando en el trabajo se comenzaron a escuchar rumores de posibles despidos. Estos rumores cada vez eran más fuertes y duraron varios meses. En mi interior, aunque perder un empleo no es una experiencia satisfactoria para la mayoría de las personas, tenía una gran ilusión de que los rumores fueran ciertos, pues tendría ciertos beneficios que no hubiera tenido si renunciaba. Finalmente se hicieron realidad los comentarios de pasillo, y nos entregaron las cartas de cesantía (la famosa Ley 7).

Vi mucha gente con caras largas, tristes y hasta llorando. En mi caso no fue así. Yo estaba contenta, tranquila, pues iba a estar con mi niño. Además, era una gran oportunidad para comenzar a trabajar por cuenta propia, una idea que rondaba por mi cabeza desde hacía un tiempo. Es así cómo comenzó mi historia de profesional independiente (freelance) y mamá 24/7.

A partir de ahí comencé mi carrera como emprendedora, a la vez que cuidaba de mi bebé. Trabajé en algunos proyectos independientes y gestioné los míos. Fui engordando poco a poco el resumé. Algunos trabajos fueron exitosos, otros no, pero de cada uno aprendí. Lo mejor de todo: estaba con mi pequeño mientras continuaba ejerciendo mi profesión desde casa. Al sol de hoy no me arrepiento. Pasamos las de Caín (como dicen), pero el tiempo de calidad que le dediqué y le dedico a mi hijo, y que ahora le dedico a mis niñas, no lo cambio por nada. Mi esposo me apoyó (y me apoya) en todo momento.

mamá trabajando afuera
Toda mujer que cuide a sus niños a tiempo completo no debe perder la ilusión a su profesión.

Quizás pueda sonar anticuada, pero soy de las que pienso que el rol de madre debe asumirse a tiempo completo. Aunque ser madre y profesional pueden ser compatibles, lo visualizo más de una forma donde se puedan balancear ambos roles. Me encanta mi profesión. Me encanta lo que hago. Sin embargo, amo ser mamá. Amo cuidar a mis niños. Amo la crianza de apego, por lo que prefiero sacrificar el salir a trabajar a una oficina durante el día o estar en la calle trabajando, para dedicarme a ellos. Aunque la disponibilidad de tiempo para mí ahora es menos con la llegada de las niñas y las tareas de homeschooling, la vena de profesional sigue latiendo fuertemente en mí, por lo que aprovecho cuando los niños duermen en la noche para sentarme a trabajar en la computadora con mis proyectos, ideas e inventos.

Toda mujer que decide cuidar a tiempo completo a sus niños, no debe perderle la ilusión a su profesión, o a algún pasatiempo o talento, y más allá de cuidar a sus niños y trabajar en el hogar, debe también dedicar algunas horas del día a mantener su creatividad y mente activas, aunque sea leyendo un libro o haciendo un crucigrama.

Algunas profesiones o pasatiempos recomendados para una mamá a tiempo completo son:

  • periodista, redactor o comunicador independiente (¡Esa soy yo!)
  • escritora o autora (¡Por ahí quiero ir también!)
  • representante de ventas
  • consultora (¡Por ahí estuve!)
  • contadora o contable
  • tutora
  • asistente virtual
  • desarrolladora web
  • artista gráfico
  • costurera
  • manejadora de redes sociales
  • conferenciante
  • vendedora de productos
  • facturadora a planes médicos
  • transcripcionista
  • traductora
  • telemercadeo
  • artesana
  • jardinera o huertera
  • pintora (arte)
  • partera o doula
  • entre otras

¿Eres mamá a tiempo completo y también ejerces tu profesión o pasatiempo? Cuéntanos cómo lo haces. ¡Qué viva la maternidad y qué vivan los niños!

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: